Instituto IDEA

INSTITUTO PARA EL DESARROLLO
EMPRESARIAL Y ADMINISTRATIVO

EL PERFIL EJECUTIVO ACTUAL

Siempre que hay cambio, hay una oportunidad. Es una verdad universal que el cambio dinamiza a las empresas, no las paraliza. - Jack Welch, CEO, General Electric.

El mundo atraviesa cambios fundamentales; mucho más grandes que los que vivió en miles de años. Estamos viviendo el cambio más grande desde que el hombre de las cavernas comenzó a gruñir. Para las personas entusiastas, deseosas de aprender y progresar ésta es una gran oportunidad. Participar en este hermoso y complicado reto que podríamos llamar "Reinventemos el mundo” significa ser pionero, abrir camino y convertirse en anfitrión de un nuevo mundo.

Para explicarles porque estoy tan interesada en transmitir la importancia de visualizar el perfil ejecutivo que el mundo necesita hoy y necesitará mañana voy a comenzar por contarles mi primera desilusión laboral. Como adolescente quise trabajar en una empresa. Mi familia tenía una, así que parecía fácil conseguir trabajo. En realidad era una empresa muy antigua en la cual nunca había trabajado una mujer así que no fue tan fácil que me aceptarán y cuando lo hicieron, fue un gran boicot. Tejí varias chompas ese invierno porque me daban muy poco trabajo para hacer; por supuesto, me sentí muy frustrada, pero me sirvió para aprender que el tipo de empresa en la cual uno trabaja, el tipo de puesto que tiene, las tareas que se desempeñan en cada puesto influyen mucho más de lo que uno cree, en el perfil profesional.

Desde la revolución industrial, hombres y mujeres, nos preparamos para trabajar poniéndonos en manos de las instituciones educativas, en las cuales confiamos casi ciegamente. Nuestra participación para formarnos un perfil, salvo raras excepciones se limitaba, hasta ahora, a la elección de la carrera, la elección del centro de estudios, a estudiar más o menos, a aceptar tal o cual trabajo y a ponerle más o menos empeño. Hoy, esto no funciona así. Hoy somos, más que nunca, los arquitectos de nuestro destino profesional. Me atrevo a afirmar que, todavía, ninguna universidad nos está ofreciendo los conocimientos que necesitaremos dentro de cinco o seis años. Hoy, el tener estos conocimientos está más bajo nuestra responsabilidad que la de la institución educativa que hayamos elegido.

Las instituciones educativas, respondiendo a las demandas del mercado laboral, recogen información de él y con ella inician un proceso para modificar materias de estudio, contenidos y metodología. Este es un proceso demasiado lento y está comenzando a llegar tarde. Nosotros tenemos que tomar decisiones y compensar esta lentitud y lo tenemos que hacer rápidamente.

¿Cómo?

Tenemos que desarrollar una visión de 360º en nuestra empresa y en el marcado laboral. Necesitamos saber qué hace cada persona en nuestra organización y de qué manera podemos colaborar con ella y aprender de ella; de qué manera el trabajo de ella puede hacer mejor el nuestro y viceversa. Debemos llegar a conocer todos los puestos lo mejor posible. Un sistema de rotación de puestos debe ser siempre bienvenido. Cuánto más amplia sea la visión que tenemos de la empresa en la cual trabajamos, mejor preparados estaremos para “adivinar” qué puestos nuevos se crearán en un futuro. Insisto: adivinar, porque el futuro de las empresas y de las personas que trabajarán en ellas tendrá muy poca relación con el pasado. Por segunda vez en la historia del mundo, el pasado no nos sirve de referencia. La primera vez, fue cuando en el mundo se inició la creación de organizaciones con fines lucrativos. No tenían de quien copiar nada, todo se inventó. El más exitoso fue el que tuvo mayor visión de futuro. Hoy sucede exactamente lo mismo, con una pequeña ventaja para nosotros en los países del tercer mundo: podemos mirar hacia el primer mundo y aprender de sus errores.

¿Por qué?

Tom Peters, experto en cambio, en desarrollo organizacional y Tecnologías de la Información, nos dice que el 90 % de los puestos ejecutivos desaparecerán o cambiarán radicalmente en los próximos 10 años. Tenemos que creerle porque nos da muy buenas razones:

1. La naturaleza destructiva de la competencia entre empresas, la cual afecta directamente a todos los ejecutivos.

2. La tecnología que hizo desaparecer al obrero no calificado. Sistemas que hoy hacen lo que hombres hacían hace 50 años. Predice que el software y la tecnología especializada cambiará los puestos ejecutivos. Michael Dertouzos, el gurú informático número uno del M.I.T predice que en los próximos 10 años 50 millones de puestos se pueden trasladar a la India. “Backroom white collar tasks.” (actividades ejecutivas que serán reemplazadas por procesos digitales)

3. Outsourcing. Las empresas subcontratan o tercerizan para ser más eficientes y reducir costos. Cada vez habrá menos empresas grandes y más empresas pequeñas.

4. Alianzas entre competidores para reducir costos. En el año 2000 La Ford, la Chrysler y la General Motors unieron en una sola red, que trabaja por Internet, a decenas de miles de proveedores de autopartes. Esto les está permitiendo ahorrar billones de dólares anuales. Es el famoso sistema “just in time”; el proveedor está enlazado con el control de inventario del cliente y sabe en todo momento cuándo debe entregar qué. Se acelera el ciclo de pedidos y entregas. Es el futuro de la medicina en las compras estatales y privadas. Es el futuro de los supermercados y de todas las empresas que dependen de muchos proveedores.

5. La velocidad del cambio. La radio demoró 37 años en llegar a 50 millones de hogares. Internet necesitó sólo cuatro años.

Sólo tenemos que ver a los grandes bancos o laboratorios como se fusionan y reducen costos y personal. Sin ir más lejos, tenemos aquí, en Perú, el ejemplo de bancos que hacen alianzas con supermercados para crecer en clientela y reducirse en infraestructura.

Hace seis u ocho años, era casi imposible que un ejecutivo trabajara sin su secretaria; hoy, son cada vez menos los que se dan ese lujo. ¿Cómo pasó esto? No es sólo la recesión mundial. La tecnología es la responsable. Las PC´s tan fáciles de operar, el software que nos permite tener los archivos al día y siempre a la mano. A estos cambios se refiere Michael Dertouzos cuando dice que 50 millones de puestos se pueden trasladar a la India. La India ha hecho una gran inversión en tecnología y se ha especializado en desarrollo de software. Ellos están fabricando software que reemplazará al ejecutivo tradicional.

Hasta aquí, las malas noticias. Ahora las buenas. Hoy, la posibilidad de aprender y especializarse en algo diferente está al alcance de todos; todo el tiempo. Regresemos a la visión de 360º que mencioné al inicio. Aprendemos de nuestra organización, de nuestros competidores, aún de nuestros enemigos. En la conferencia sobre liderazgo: “Cómo ser líder cuando no se es jefe” que dará el psicólogo Manuel Bernales, se ampliará este tema y verán exactamente a qué me refiero. Además, podemos y debemos aprender en la web. En Internet encontramos toda la información que necesitamos para especializarnos en algún tema. Por ejemplo, ese tema que nuestra empresa está comenzando a incorporar en su planificación.

¿Qué necesita nuestra empresa?

Estamos inmersos en la era de la información. El mayor capital de la empresa es la información; es por ahí hacia donde debemos, probablemente, dirigir nuestros intereses. Qué puede necesitar nuestra empresa en relación con este tema: personas que trabajen con información. Pronto existirán las Gerencias de Información. Necesitaremos personas que sean muy hábiles manejando bases de datos, que se especialicen en búsqueda de información, que esta información sea muy bien procesada y esté siempre lista para que la gerencia la utilice al tomar decisiones. Personas que sepan crear sitios web y participen en comunidades que comparten intereses, adentro y fuera de nuestra organización. Ustedes podrían decirme que esto debemos dejarlo al área de sistemas; pero no, todos seremos parte de los nuevos sistemas en las empresas. Las organizaciones cambiarán y necesitará más personas que trabajan con información. Esto lo veremos a lo largo de todas las conferencias en este seminario. Cuando esto suceda será tarde para aprender lo que nuestra empresa necesita. Le será más fácil contratar a alguien que ya lo sabe. Hace muchos años que digo que cuando una empresa contrata una persona con conocimientos nuevos es porque ninguna de las personas que están trabajando ahí se adelantó a la necesidad y se capacitó.

Mi propuesta no va solamente dirigida a sistemas de información. Hay muchos otros temas que las organizaciones necesitan cada vez más: ventas, marketing, gestión de recursos humanos, teletrabajo. Este último, es un tema muy importante que viene con fuerza en los próximos años. Estamos preparando una conferencia, aquí en la universidad, sobre Teletrabajo para julio. Vamos a invitar a los gerentes de capacitación y recursos humanos.

En todo momento estoy hablando del perfil del ejecutivo y la ejecutiva, pero incluyo en el concepto, también al Asistente de Gerencia, término y cargo que son muy usados actualmente en Perú. El Asistente de Gerencia, hombre o mujer, es una persona muy ejecutiva; vale decir, opuesto a pasiva. En los próximos años, los Asistentes de Gerencia tendrán cada vez más responsabilidades y más poder de decisión (empowerment).

¿Cómo serán los ejecutivos del futuro?

Los ejecutivos del futuro, por supuesto, abrazan y explotan la web. Ponen su CV en la web y está ahí permanentemente activo. Sólo dos o tres páginas, en las cuales resaltan sus fortalezas y los logros obtenidos en cada puesto. Se capacitan en la web. Serán reclutados a través de la web, negociarán su contrato a través de la web. Muchos trabajarán desde una locación remota y formarán equipos de trabajo distantes, pero con los mismos objetivos.

Crearán y desarrollarán proyectos en la web a través de su grupo de contacto “virtual” (la mayoría de los cuales nunca conocerá personalmente). Administrará su carrera y su reputación profesional en la web. ¡Tendrá una fabulosa web personal!

¿Pero, qué hará exactamente?

Por el año 2010. Los ejecutivos y las ejecutivas importantes tendrán menos relación de dependencia y aportarán más a sus empresas. Podrán estar en su casa trabajando, investigando y aportando valor a su organización, posiblemente no esté en la planilla de su empresa, pero tendrá todos los beneficios. Para el año 2010 se prevé que la salud social, la jubilación y el reentrenamiento, no estarán relacionados con una empresa, sino con el individuo. Su equipo de proyectos de 80 miembros vendrá de 14 naciones diferentes. Su casa, totalmente cableada, será su castillo. Después de media docena de reuniones virtuales, tomará un RETRB (Break de reentrenamiento) y asistirá a una clase virtual del tema que le interesa (impartida desde sabrá Dios donde), como parte de su programa de maestría virtual en línea.

Estará totalmente involucrado en el diseño que ha hecho de su línea de carrera. Se sentirá aliviado porque los robots que reemplazarán a los ejecutivos de comienzos del año 2000 harán el 95% de su trabajo tedioso... y él o ella podrá agregar valor a su perfil estando siempre en la cresta del juego intelectual. Su única seguridad es su compromiso de crecimiento personal. (Tom Peters. Time Magazine 2000)

Hoy, me queda más claro que nunca que el futuro profesional de cada ejecutivo está en las decisiones que tome cada día en cuanto a desarrollo y crecimiento profesional. Para convencernos, sólo tenemos que analizar los cambios que se han dado en los últimos diez años, luego quintuplicar la velocidad a la cual los cambios se darán en los próximos diez, adivinar el futuro de nuestra organización y ponernos a trabajar en nuestro perfil profesional. Debemos mirar a nuestro alrededor con ojos críticos y buscar la forma de mejorar la organización, definir de qué forma todo se haría mejor, más rápido, con mejores resultados económicos. Luego definir qué conocimientos se necesitan para lograr eso y ponerse a estudiarlos. Finalmente, asegurarse de que los que toman las principales decisiones en sus empresas sepan que están decididos a ser parte del cambio y que han adquirido los conocimientos que la organización necesita.

La educación a distancia es la forma más eficiente y efectiva para mantener a los buenos profesionales actualizados y sintonizados con los cambios que se seguirán dando en el Perú y en el mundo. Debemos hacernos amigos de la tecnología, adoptarla y aprovecharla a favor de nuestro desarrollo y el de nuestras empresas.

Nita Tortosa
Directora del Instituto Idea
Lima - Peru
nita@ideaperu.edu.pe